Un buen rabo para una morrita ardiente

La pendeja me tiene loco por saber que la estoy chupando de verdad. La llevo a mi casa y cuando ya estoy en la habitación la puta quiere ser chupada. Me dice que si quiere también le puede cojer la panocha y cuando ya estoy duro ella tiene una panochita bien chingona. Se abre de piernas y mientras ve que la perra tiene una rica panocha no para de coger. Ella se pone bien a chupada al wey y la perra no deja de moverse cuando la penetro.