Pelirroja guarra follada en la cocina

La pendeja está bien rica. Su panocha se mueve como una roca y yo le meto la verga en su boca hasta que me la saco y me la empieza a chupar. La puta se queda desnuda y cuando se quita la ropa le acaricia la panocha. Ella se masturba esa panocha y yo la penetro con fuerza. Es tan rica que cuando la penetro y se viene en su cara se pone a cuatro patas para que se la meta bien adentro.